Presentan estudio sobre prostitución en adolescentes, para fortalecer programas de salud y asistencia social

* La prostitución como un trabajo: la mirada de mujeres adolescentes, fue expuesto por su autora, la doctora Georgina Dina Díaz Espinosa
* Es necesario profundizar en educación: José Salazar Aviña.

El estudio de investigación “La prostitución como un trabajo: la mirada de mujeres adolescentes”, de la doctora Georgina Dina Díaz Espinosa, fue presentado este lunes a la sociedad de Colima por su propia autora, como una herramienta de apoyo para las decisiones que se tomen en materia de desarrollo y fortalecimiento de programas de Salud y Asistencia Social, y como otra opción ante la problemática social de la manifestación de la prostitución infantil.
Ante la presencia del secretario de Salud y Bienestar Social, José Salazar Aviña, y de la diputada Imelda Lino Peregrina, Presidenta de la Comisión de Salud del Congreso del Estado, la investigadora precisó que es un estudio meramente cualitativo, como una alternativa más para aproximarnos a los problemas y fenómenos sociales tan complejos como es la prostitución.
“La perspectiva de los propios actores que ejercen la prostitución infantil es central para entender, comprender e interpretar las diferentes dimensiones de este fenómeno tan complejo. Los resultados (del estudio) se discuten en el marco de sus implicaciones para la implementación de programas no sólo sociales, sino también sanitarios”, añadió la investigadora al remarcar que “este trabajo también nos lleva a la reflexión de cada uno de nosotros como seres humanos libres y como profesionales dedicados a la asistencia social y a la salud”.
La investigadora puntualizó que este estudio es resultado de la necesidad y preocupación institucional del DIF Municipal de Tecomán, por encontrar otras formas o caminos para un acercamiento más humanístico y profundo hacia las niñas y adolescentes en el contexto de la prostitución.
Con este estudio, dijo la investigadora, el DIF Municipal de Tecomán cumple a los compromisos nacionales e internacionales acordados en la Convención Internacional de los Derechos de las Niñas, los Niños y Adolescentes y en la Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas, los Niños y Adolescentes, en cuanto a realizar, promover y difundir estudios e investigaciones para fortalecer las acciones a favor de la atención, defensa y protección de sus derechos, así como hacerlos llegar a las autoridades competentes y a los sectores social y privado para su incorporación en los programas correspondientes.
Recalcó que el trabajo se realizó con ocho niñas y adolescentes de entre 11 y 17 años, quienes son coautoras de los resultados de este estudio que se efectuó en el campo durante el 2004, 2005 y 2006, en coordinación con instituciones de gobierno estatal y municipal y académicas como la Universidad de Colima y la Universidad de Guadalajara. El informe final –refirió- fue entregado en el 2008 al Ayuntamiento municipal, a la Secretaría de Salud del Estado, al sistema DIF Estatal, Universidad de Colima, Universidad de Guadalajara y CONACyT.
Al referirse a los resultados, Dina Díaz mencionó que la mayoría de las adolescentes de este estudio son estudiantes y trabajan en otras actividades, de ahí que no sólo se dedican a la prostitución. Al interior de ésta, las adolescentes mencionaron que se inician como “acompañantes” de otra adolescente que ya tiene experiencia ejercitando la prostitución; y enseguida vienen las “ficheras”, que son las que acompañan al cliente a tomar bebidas, llevándose un 30 y hasta un 50 por ciento del costo de las bebidas que ingirió el cliente.
La tercera clasificación es la “bailarina” que hace sus presentaciones de baile ante los clientes, y la última es la que ellas mismas denominan como “tapadas”, de ahí que “la puta tapada es aquella prostituta de este estudio que se dedica a prostituirse, pero que no ejerce en un antro específicamente, o que lo hace esporádicamente sin tener un contrato con la industria del sexo”.
Expuso, por ejemplo, el caso de “una de las chicas que sólo en períodos vacacionales se deja fotografiar por un simple chocolate, porque esa niña tiene resuelta toda su situación económica, (pues) tiene su computadora personal, su recámara de más de seis metros, su casa con alberca, etcétera”. Entonces, concluyó Dina Díaz, “estas niñas son de varios estratos sociales; no sólo la necesidad económica las induce a prostituirse”.
De acuerdo a lo manifestado por ellas mismas, dijo que están en la prostitución por relación amistosa y compañerismo en primera instancia, después por placer y al final por razones económicas.
Por su parte, el Secretario de Salud reiteró que sólo dio a conocer la información de este estudio y “no hay ninguna parte peyorativa para nadie, mucho menos para las mujeres, quienes merecen todo nuestro respeto”. Añadió que el asunto será hacer un acto de consciencia y pensar “qué se ha hecho, para poner un granito de arena para resolver este problema que no es exclusivo del gobierno, sino de sociedad y gobierno”.
Consideró que, ante el panorama que arroja el estudio de investigación, es necesario trabajar con los padres de familia porque estas niñas y adolescentes que se prostituyen son estudiantes, de ahí que se pronunció por profundizar en el tema de educación, coordinándose para ello con la Secretaría de Educación.
Asimismo, ratificó la celebración de foros con la sociedad respecto al tema de la prostitución, incluyendo uno con la base trabajadora de la Secretaría de Salud.
Salazar Aviña señaló que dentro de las concepciones derivadas del estudio están algunas temáticas que importan a jefes jurisdiccionales, directores de hospitales y de programas, porque detrás de esto está la posibilidad de aumento de enfermedades que no son curables y de transmisión sexual, que se están convirtiendo en un problema de salud pública que tiene que ver con la protección, lo cual se ha venido propugnando en los últimos tres años, por lograr que la población colimense esté protegida.
Advirtió que este trabajo adelanta los puntos que conllevan a que la prostitución en adolescentes se convierta en trabajo de éstas cuando se transformen en adultas, “parte que se ha venido ocultando sistemáticamente no sólo en Colima, sino en todo el país, y que tiene que ver con lo que Dina había bien llamado la invisibilidad de la prostitución encarnada en adolescentes”, indicó.
A esta presentación acudieron estudiantes, académicos, dirigentes de agrupaciones sociales y personal de la Secretaría de Salud, así como los secretarios de la Contraloría y de Desarrollo Social del Gobierno del Estado, Laura Salazar Aviña y Juan José Sevilla Solórzano; la coordinadora del Voluntariado de la Secretaría de Salud, Alicia Robles de Salazar, y la secretaria general de la Sección 30 del SNTSSA, Dolores González Meza, entre otros.